Los tipos de plagas y los agentes causantes de daños en el ecosistema.

Este artículo trata sobre la etapa de identificación y estudio de la plaga y hablamos de tres tipos de plagas.

Los causantes de daños parasitarios, los causantes de daños no parasitarios y las malas hierbas.

Los agentes causantes de daños parasitarios en plagas

Es un tipo de plaga que trata de organismos vivos que viven a expensas de la planta parasitada o planta huésped.

agentes causantes de daños

Los agentes causantes de daños parasitarios pueden clasificarse en parásitos animales, hongos, bacterias, virus, fanerógamas

Los tipos de plaga en parásitos animales

Dedicamos esta sección del artículo a exponer los principales animales vectores de ser plaga.

Las plagas de insectos

Es el tipo que causa el mayor número de plagas y las más dañinas para los cultivos.

Son animales invertebrados, es decir, sin esqueleto interno ni columna vertebral, tienen un esqueleto externo formado por una sustancia llamada quitina, que a su vez constituye una envoltura protectora denominada cutícula que le da consistencia al cuerpo.

Dicha sustancia es impermeable al agua, pero no a las materias grasas.

Se caracterizan por tener el cuerpo dividido en tres partes, la cabeza en la que se  insertan un par de ojos compuestos, un par de antenas, que son sus órganos sensitivos  y la boca, cuya estructura determina el régimen de alimentación del insecto, el tórax y el  abdomen.

Cuentan con tres pares de patas, un par de antenas y su respiración se produce a través de tubos o tráqueas, que conducen el aire directamente hasta las células.

Los productos fitosanitarios que actúan por contacto en el insecto tienen que tener un gran poder de penetración para atravesar la cutícula que envuelve su cuerpo.

plagas de insectos

El pulgón: Los pulgones, dañan una gran variedad de plantas en las que se hospedan, succionan los jugos de las hojas y los tallos, causando decoloración, hojas amarillentas, menor crecimiento.

Las infestaciones grandes pueden producir un residuo pegajoso, azucarado, conocido como melaza. La melaza puede atraer hormigas y alimentar el crecimiento de hongos en las superficies de las plantas.

Tipos de plagas de ácaros

Es un tipo de plaga muy común.

  • Son arácnidos.
  • Su cuerpo está divido en 2 partes, cefalotórax y abdomen.
  • Carecen de alas.
  • Tienen apéndices articulados pero no antenas y presentan un número de patas variable, poseen un esqueleto externo formado por quitina.

plagas de acaros

  • Respiran por medio de tráqueas.

Plagas de nematodos

Son muy pequeños, no observables a simple vista, de cuerpo más o menos transparente, la boca está constituida por un estilete accionado por músculos que le sirven para perforar las células de los vegetales y alimentarse.

El ciclo de vida dura entre 3 y 4 semanas, desde la fase de huevo hasta la muerte del adulto.

Suelen vivir en el suelo, alimentándose de las raíces y de los tallos subterráneos de las plantas, aunque las larvas suelen pasar sus primeras fases en el interior de la planta afectada y en condiciones ambientales desfavorables se  enquistan deteniendo su desarrollo y  manteniéndose en el suelo durante un largo periodo de tiempo hasta encontrar un medio adecuado o plantas que parasitar.

Es un tipo de plaga que aparece en las raíces de las plantas que parasitan en forma de engrosamientos, agallas o lesiones, que acaban pudriéndose, lo que dificulta la absorción de agua y nutrientes por las raíces. Estos síntomas provocan menor crecimiento de la planta o decoloración de las hojas tomando un tono amarillento..

tipos de plagas nematodos

Los daños más importantes se producen en la huerta, frutales y flores.

Tipos de Plagas de moluscos

Pueden ser consideradas como plagas puntuales, pero en algunas ocasiones y dependiendo de las condiciones del medio, pueden ocasionar graves daños en los cultivos.

Entre las especies de moluscos destacan los caracoles y babosas.

  • Caracoles y babosas.

Tienen como parte de su morfología algo que se llama rádula, que es una estructura con la que raspan las hojas de las plantas, flores, frutos, semillas, plantas jóvenes y hasta las partes subterráneas de ellas, para alimentarse con su epidermis, pudiendo llegar en ataques más fuertes hasta perforar y comer los bordes de las plantas haciéndolos irregulares

Depositan los huevos (cerca de 200 por cada individuo), enterrados bajo tierra, preferiblemente en otoño y eclosionan en primavera, causando daños importantes.

plagas producidas por moluscos
Plagas producidas por moluscos

 

Plagas de mirápodos y vertebrados

Entre los miriápodos destacan los ciempiés y milpiés, se alimentan de raíces y tubérculos produciendo graves daños en plantas de jardín y de huerta. Otras especies viven agrupadas y se alimentan de las partes aéreas de los vegetales, a los que pueden ocasionar importantes daños.

Los milpiés son carroñeros comunes de los jardines y se alimentan de hojas y escombros de plantas en descomposición, pasan la mayor parte de su vida ocultos en la tierra y en lugares húmedos. Cuando alcanzan un número elevado, también pueden alimentarse de plantas vivientes, de  brotes y  frutos que crecen cerca del suelo, como en el caso de las fresas.

Los ciempiés se alimentan de insectos no deseados, arañas y otras plagas, cazan por las noches y usan garras venenosas para paralizar a sus presas, pueden matar tarántulas y hasta ratones pequeños.

Los roedores están provocando importantes daños económicos en los cultivos.

Las  aves son responsables de numerosos y graves daños directos sobre el cultivo, así como en los locales donde se almacenan las cosechas.

Los hongos como parásitos y posibles plagas

Los hongos patógenos constituyen un grupo de organismos microscópicos que tienen un cuerpo vegetativo, formado por un conjunto de filamentos ramificados.

Son parásitos obligados porque no realizan la fotosíntesis, por lo que necesitan obtener los nutrientes de las plantas que parasitan y así poder alimentarse y completar su ciclo.

plagas de hongos

La reproducción de los hongos se realiza mediante esporas, que se producen en los extremos de las hifas (filamentos ramificados) reproductoras y desde donde caen al suelo y se produce su dispersión por la acción del viento, del agua de riego, de los insectos o por el propio contacto con el agricultor.

Si las condiciones ambientales son las adecuadas al tipo de hongo, germinará.

Hay hongos que desarrollan su micelio en el exterior de la planta, de tal forma que sólo algunas hifas penetran los tejidos..

Otros hongos desarrollan el micelio en el interior de la planta. La entrada en los tejidos se puede realizar directamente rompiendo la epidermis a través de heridas o bien por aberturas naturales de la planta.

Algunos hongos producen podredumbres en el cuello y raíces de las plantas y las hojas amarillean

Otros hongos ocasionan manchas en hojas, tallos y frutos.

Las bacterias parasitoides

Las bacterias son microorganismos unicelulares que proliferan en todo tipo de materia orgánica en descomposición.

Son  parásitos obligados porque carecen también de  clorofila y, como los hongos, necesitan tomar las sustancias elaboradas de las plantas a las que parasitan. Además, las bacterias no son capaces de perforar la epidermis, necesitan una vía de entrada para penetrar en los tejidos vegetales, una herida o una abertura natural, para poder introducirse en la planta.

La reproducción de las bacterias se realiza mediante división celular.

Si el medio es el adecuado su reproducción es muy rápida, sino, pierden el agua y se rodean de una membrana resistente, enquistándose hasta que dichas condiciones sean propicias.

Aparecen  manchas oleosas en la planta, entorpeciendo la circulación de la savia  o formando tumores o agallas.

bacterias como agentes dañinos

No todas las bacterias son perjudiciales para las plantas, algunas viven en simbiosis, como  las bacterias que viven en las leguminosas formando engrosamientos en sus raíces. Estas bacterias se alimentan de los compuestos elaborados de las plantas, y ellas aportan nitrógeno que captan directamente de la atmósfera.

Como en el caso de los hongos, son diseminadas por el  viento, el propio contacto entre plantas, los insectos e incluso los utensilios utilizados en las labores.

Tipos de plagas: virus

Los virus son agentes infecciosos microscópicos y de estructura muy sencilla, formados por una molécula de material genético rodeada por una cápsula de proteína.

Al igual que hongos y bacterias, los virus son parásitos obligados que necesitan vivir en el interior de las plantas que parasitan para poder multiplicarse, para lo cual modifican la producción normal de proteínas en la planta y las sustituyen por las que ellos necesitan.

Los virus no pueden penetrar por sí solos en las plantas, al igual que las bacterias necesitan una herida o apertura en la planta para penetrar.

Su transmisión puede realizarse por contacto entre una planta sana y una infectada o por cualquier otra forma de diseminación natural o artificial.

La enfermedad producida en la planta se manifiesta con deformaciones, enrollado de hojas, enanismo, destrucción de tejidos.

plagas de parasitos naturales

Las plagas y las plantas fanerógamas

Este tipo de plaga se basa en plantas fanerógamas.

Carecen de clorofila y no pueden realizar la fotosíntesis. Por ello, precisan parasitar a otras para asimilar el carbono que necesitan para vivir.

Hay plantas parásitas cuyos tallos filamentosos aprisionan a la planta parasitada alimentándose por succión de sus tejidos.

Otras plantas parásitas se fijan a la planta huésped por las raíces.

Otras atacan a especies leñosas situándose sobre las ramas del árbol alimentándose de su savia y debilitándolo considerablemente.

Los tipos de plagas de daños no parasitarios

Hay  plantas que padecen  enfermedades  provocadas por una disfunción como consecuencia de la acción de diversos agentes de naturaleza física, química o mecánica.

Los síntomas difieren dependiendo del tipo de cultivo y de la alteración provocada.

infestaciones de algas

Destacamos:

  • Falta o exceso de luz, calor, agua
  • Viento, lluvia, granizo, nieve
  • Alteraciones debidas a causas mecánicas: heridas o roturas
  • Mala estructura del suelo, acidez o alcalinidad, desequilibrios nutricionales
  • Toxicidad debido a tratamientos fitosanitarios

 Las malas hierbas, otro tipo de plaga

Se define como mala hierba aquella planta tanto cultivada como espontánea que crece en un lugar y en un momento no deseado.

Son huéspedes y transmisoras de plagas y enfermedades, disminuyen la calidad de la cosecha, el rendimiento del cultivo y dificultan su recolección..

Algunas especies emiten toxinas que inhiben el crecimiento del cultivo que las rodea.

las malas hierbas como agente dañino

Las malas hierbas tienen una serie de características que las diferencian de las demás plantas:

  • Compiten con el cultivo por la luz, el agua y los nutrientes, llegando en ocasiones a invadirlo
  • Son persistentes y se fortalecen con los métodos utilizados para eliminarlas
  • Tienen un crecimiento espontáneo y surgen sin ser sembradas además de tener una alta capacidad reproductiva.

Cada tipo de plaga difiere en el tipo de control como podemos ver en este articulo sobre opciones de control de plagas.

 

Volver a Plagas.