Saltar al contenido

Mecanismos de defensa de los animales, la pesadilla del depredador

En este artículo os vamos a mostrar los diferentes mecanismos de defensa de los animales y como se protegen ante el resto del ecosistema.

Estableceremos cinco grupos sobre estos métodos de defensa:

Mecanismos de defensa por características mecánicas

Pueden ser permanentes o introducidos por la posible presencia del depredador.

Mecanismos de defensa fisica

Defensa mecánica: Tamaño

Se ha supuesto que un aumento de sus dimensiones resulta una defensa eficaz.

El tamaño grande es una buena defensa, probablemente la más eficaz en los herbívoros frente a los carnívoros de su mismo grupo.

Como ejemplo podemos citar los dinosaurios.

Los dinosaurios herviboros utilizaban su gran tamaño para defenderse

Algunos dinosaurios grandes herbívoros escapaban de algunos depredadores más pequeños, incluso de algunos grandes debido a su majestuoso tamaño.

Los dinosaurios herviboros utilizaban su gran tamaño para defenderse
Los dinosaurios herviboros utilizaban su gran tamaño para defenderse

 

En la actualidad observamos los équidos y bovinos, los cuales constituyen un aumento de tamaño por su defensa, como elefantes, rinocerontes, vacas…

Muchos animales que en principio fueron carnívoros fueron desplazados por los herbívoros,

Como sus presas eran muy grandes, han quedado reducidos a alimentarse de carroña.

Defensa mecánica: Cutículas y caparazones

Seguimos con las mecanismos de defensa de los animales, en este caso, cúticulas y caparazones.

Las cutículas existentes y los caparazones o las conchas impregnadas de sales minerales y los revestimientos espinosos se consideran recursos defensivos.

Aunque tengan otras funciones elementales como pueden ser esquelética o de reserva de alimentos.

Algunos animales producen cubiertas de corta duración, como los loritos, que son peces tropicales, que durante la noche segregan unas bolsas a partir de unos gránulos situadas bajo el opérculo.

Estas bolsas gelatinosas son bastante efectivas en la defensa contra las morenas.

Todos los revestimientos espinosos tienen valor defensivo, tanto en el caso de las plantas como en el de los animales.

Las palmetas por ejemplo, presentan una gran variedad de espinas defensivas, evitando así que sean comidas.

Los Pelos urticantes son una gran mecanismo de defensa en muchos animales

En el caso de los pelos urticantes, la defensa química se une a la mecánica como en el caso de las ortigas, aunque hay animales capaces de comérselas, como los gorilas.

Dentro de estos animales también podemos nombrar los pelos modificados de los erizos y puercoespines.

Mecanismos de defensa mecánica de erizos

También existen otras defensas duras como la del armadillo.

Todas constituyen defensas mecánicas, a las cuales se asocian formas defensivas de comportamiento.

Los animales que presentan este tipo de defensas tienen un componente convergente, el cual consiste en enrollarse, protegiendo las partes centrales, quedando fuera las partes duras o espinosas.

Esto también ocurre en animales inferiores, como la cochinilla de la humedad.

Defensa mecánica: Dispositivos morfológicos y fisiológicos

Muchos organismos poseen dispositivos mecánicos de amputación mecánica o refleja que se denomina, autotomía.

Definimos la autotomía como la amputación de un miembro de forma espontánea o refleja cuando este es atrapado por un depredador.

Es frecuente en los artrópodos, como los saltamontes, o en animales como cangrejos o lagartos que pueden deshacerse de su dispositivo morfológico.

La autotomía va ligada a porciones de mínima resistencia del esqueleto, a paquetes musculares y a diafragma, lo que implica la pérdida de fluidos.

La parte amputada atrae sobre sí la atención del depredador.

Las lagartijas, mueven el rabo una vez que este ha sido amputado.

Las lagartijas utilizan la autotomia como mecanismo de defensa
Las lagartijas utilizan la autotomia como mecanismo de defensa

Otro ejemplo es la lombriz colombiana que suele vivir en los troncos caídos ya que cuando aprecia que le pueden descubrir se parte por la mitad.

La parte que posee los órganos vitales escapa y la otra se mueve para captar la atención del depredador.

Algunos decápodos pinzan al depredador con sus pinzas y luego las autotomizan, quedando las pinzas enganchadas en el agresor.

La Autopsalisis como mecanismo de defensa

Un caso especial, comparable hasta cierto punto con la autotomía es la autopsalisis.

La autopsalisis no es una función refleja como la autotomía ya que requiere una intervención psíquica por parte de la presa.

Es la presa, la que utilizando sus mandíbulas rompe el miembro atrapado por lo que requiere de la intervención de las mandíbulas.

La evolución de la autotomía está relacionada con la capacidad de generar órganos perdidos.

En las lagartijas las vértebras están divididas en dos partes.

Si la parte amputada es comestible, la autotomía puede convertirse en una explotación por parte del ser humano que no causa la muerte de la presa.

La gran capacidad de regeneración de los crustáceos provoca que a estos se les arranquen las pinzas, sin llegar a matarlos y que las vuelvan a regenerar.

algunos crustáceos pueden regenerar sus pinzas
Algunos crustáceos pueden regenerar sus pinzas

Uca tangueri es explotado de esta manera.

Mecanismos de defensa por características eléctricas

Otro tipo de mecanismos de defensa de los animales pueden ser descargas eléctricas.

Muchos de los procesos biológicos de los animales producen electricidad.

Son pocos los animales especializados en la producción de electricidad con fines defensivos.

Estos pocos animales son todos peces y pueden ser marinos y de agua dulce (cartilaginosos u óseos).

Los aspectos eléctricos de los peces producen un voltaje muy variable.

Pueden llegar a matar a otros animales o aturdir o ahuyentar a sus atacantes.

Aunque su finalidad es defensiva se ha comprobado que también utilizan estas descargas para atacar a sus presas.

La configuración y localización de los órganos eléctricos puede ser muy variable.

En el caso de Torpedo sp y Electrophorus se encuentran en las fibras musculares. En torpedo sp es una posición dorsoventral y en el segundo es anteposterior.

Algunas rayas tienen organismos electricos de defensa
Algunas rayas tienen organismos electricos de defensa

Malapterurus ha sufrido modificaciones de glándulas térmicas por debajo de la piel de todo el cuerpo.

Disponer de estos órganos supone una adaptación de todo el organismo, ya que estos peces tienen que contar con una amplia serie de modificaciones anatómicas para que la corriente sea desviada y no afecte a sus órganos más vitales.

Resulta fácil comprender las ventajas que surgen con ese mecanismo de defensa, ya que compensan los cambios producidos con el gasto de energía que cuesta el método.

Mecanismos de defensa por características químicas

Las defensas químicas se dan tanto en vegetales como en animales.

Empezaremos por el primero para introducirnos al tema.

Tejidos vegetales

Los tejidos vegetales más viejos y antiguos acumulan taninos.

Los taninos coagulan las proteínas, por consiguiente, entorpecen la digestión y por tanto son repelidos por los herbívoros.

La distribución de estas sustancias secundarias es muy desigual.

Existen familias muy poco protegidas, como es el caso de las gramíneas.

De manera general estos compuestos faltan o son escasos en las fanerógamas acuáticas.

En las algas la cantidad de sustancias secundarias no es tan alta como en las plantas superiores.

Como ejemplo encontramos Gonyaulax sp donde encontramos especies con diferente toxicidad, causante de las mareas rojas.

Otra alga sería Gynmnodinium brevis que causa el aguaje o purga del mar de Florida.

Estos dos organismos se encuentran entre las algas tóxicas por digestión y los que liberan sustancias al medio.

Mecanismos de defensa química en animales

El último tipo de mecanismos de defensa de los animales es el químico.

Los animales pueden desarrollar sobre su cuerpo sustancias tóxicas o desagradables.

Mecanismos de defensa tóxicos de ranas
Mecanismos de defensa tóxicos de ranas

Sobre esto, existen estudios desde el punto de vista farmacológico o toxicológico.

En general hay que considerar una defensa biótica entre toxicidad inmediata, que va asociada a efectos repugnantes, y la toxicidad a largo plazo.

Es de suponer que esta segunda toxicidad es realmente efectiva (no asociada a efectos repugnantes) ya que el depredador muere.

También vemos que en el curso de la evolución ha existido la tendencia de combinar efectos repugnantes o advertencias con cualquier forma de toxicidad, lo que supone una ventaja tanto para la presa como para el depredador.

A este posible camino seguido por la evolución, por el cual el organismo de nivel trófico más alto (depredador) evita un alimento trófico, se le une otro posible camino de efectos contrarios que consiste en la adaptación del organismo a los tóxicos que poseen determinados alimentos.

Mecanismos químicos de defensa de los animales

Conseguir esto tiene gran interés para el organismo que ha hecho inocuo un alimento, ya que obtiene otros alientos sin competencia.

Animales que soportan las secreciones tóxicas

Determinadas plantas solo son comidas por pocas especies que son inocuas al veneno.

La diversificación química de la vegetación ha llevado a una diversificación alimentaria de los insectos fitófagos.

Esto impide en una vegetación heterogénea el desarrollo de plagas omnívoras y heterogéneas.

La diversificación de la vegetación lleva a la diversificación de fitófagos.

Un paso más para la especie que hace inocuo el alimento, es utilizar ese tóxico como propia defensa.

Los tóxicos de Gonyaulax sp se concentran en determinados peces o moluscos sin afectarles, pero estos tóxicos son mortales para quienes intenten comer a estos peces o moluscos.

Las sustancias que dan toxicidad al cuerpo de determinados insectos (artrópodos y lepidópteros) derivan de las plantas de las que se alimentan estos insectos en su estado larvario.

Como ejemplo podemos citar la mariposa monarca Danus sp.

Los individuos serán tóxicos si la oruga se ha alimentado de plantas tóxicas.

Las mariposas monarca pueden ser tóxicas dependiendo de la alimentación de sus larvas
Las mariposas monarca pueden ser tóxicas dependiendo de la alimentación de sus larvas

Si las orugas no se alimentan de plantan tóxicas, los adultos no serán venenosos.

Otras defensas por secreciones

Uno de los mecanismos de defensa de los animales más conocido son las secreciones.

Son las sustancias que pueden ser expulsadas al exterior de manera indiscriminada o solo ante la proximidad del posible depredador:

Secreciones De manera indiscriminada

El número de especies en las que esta propiedad tiene un valor definitivo es limitado.

Un ejemplo son las algas en el fitoplancton, que ejercen una acción repelente sobre el zooplancton.

Lo más corriente es que lo tóxicos vertidos al medio de manera indiscriminada supongan un caso más de competencia.

Cuando la expulsión de sustancias se debe a la presencia del depredador, se trata de un comportamiento totalmente defensivo que puede ser complejo.

Los Coleópteros tienen a los lados del ano unas glándulas que emiten ácido fórmico o alguna otra sustancia, un líquido a distancia volátil.

Mecanismos de defensa de los coleopteros
Mecanismos de defensa de los coleopteros

Es el caso de los escarabajos bombarderos Brachinus sp o muchas hormigas que pueden proyectar sustancias irritantes.

La autohemorrea. Un reflejo que se da en distintos insectos

Es una emisión espontánea de sangre, se produce quiera o no el insecto cuando está cerca el depredador.

La sangre actúa como sustancia irritante o repelente.

Algunos pueden proyectar la sangre a distancia, otros la mezclan con aire formando una espuma.

Casos parecidos como en peces, puede ser la emisión de semen.

En el caso de serpientes y muchos animales que consideramos venenosos la función del veneno es agresivo, aunque muchos se dirigen a la defensa.

Secreciones venenosas como mecanismo de defensa

Un claro ejemplo es el caso de los anfibios como las ranas, ya que tienen función defensiva o diversos peces dotados de espinas venenosas.

 

En otro artículo haremos la parte dos de estos mecanismos de defensa de los animales, siempre podéis preguntarnos o aportar más cosas. Gracias por leernos!!!

Volver a Cuida el medio ambiente.