Saltar al contenido

Huertos urbanos, tu espacio de cultivo en la ciudad y en casa

marzo 30, 2022
Huertos urbanos, tu espacio de cultivo en casa
Los huertos urbanos son aquellos espacios que permiten que traigamos toda la esencia de un huerto a nuestra población.

Como podemos ver más adelante existen grandes espacios dedicados a cultivar distintas especies y a su vez nos centraremos en los que podemos tener en nuestra casa.

Empecemos con lo más fundamental…

Índice

    ¿Qué es un huerto?

    El huerto tradicional es la extensión de tierra dedicada al cultivo directo sobre terrenos naturales.

    Un terreno que depende de la biodiversidad del lugar, formado por la acumulación de piedras, tierra, materias orgánicas, en el que se sembrarán y desarrollarán las plantas hasta su recogida, venta y/o consumo.

    La huerta en casa

    Los cultivos a sembrar dependerán del tipo de tierra, topografía y climatología del lugar. Eso no limita la aportación del agricultor para estimular el suelo con nutrientes y materiales que lo enriquezcan para una mejor producción.

    El suelo puede tener un pH ligeramente ácido o básico, por tanto el agricultor tiene que conocer el PH óptimo para optimizar también el desarrollo de sus cultivos.

    El huerto tradicional se desarrolla en las zonas rurales, a menudo con grandes plantaciones, con un cultivo intensivo, con la siembra de hortalizas, verduras, cereales, frutales, leguminosas…

    Es habitual que la gente eche de menos esa esencia que nos trae el campo y quiera tener una pequeña porción en su ciudad.

    Para ello existe una alternativa que te contamos a continuación: los huertos urbanos

    ¿Qué es un huerto urbano y para qué sirve?

    Un huerto urbano es una pequeña extensión de terreno ubicada en el área de una ciudad, y destinada al cultivo de vegetales, de ciclo corto y bajo riego, a escala doméstica y para el autoconsumo.

    Es un espacio destinado al cultivo de flores, plantas medicinales, aromáticas, hortalizas e incluso algunos frutales.

    Huertos urbanos en casa

    En mi opinión, actualmente el huerto urbano aparece a nivel individual con la necesidad de generar alimentos saludables, naturales y sin pesticidas.

    Es un espacio cercano a nuestro lugar de residencia, sin tener que desplazarnos al medio rural para obtener este servicio, y a nivel social, nace como instrumento de integración y fomento de  actitudes saludables y enseñanza del respeto al medioambiente.

    Como todo en la sociedad es cultural y necesitamos que la sociedad aprenda a respetar y ayudar a la tierra en su altruista forma de ofrecernos sus productos, se busca enseñar la forma de hacer un cultivo sostenible sobre todo entre los más jóvenes.

    Con ello, creamos distintas maneras de enseñar e insertar a todos los estamentos de edades y culturas en ese aprendizaje que además supone una mejoría mental y psicológica.

    Cuando se realiza una acción relajante, manual, cuando se ven resultados a corto y medio plazo, y además nos alimentamos con esos productos, motiva, y te hace sentir útil.

    Tipos de huertos urbanos

    Ningún tipo de clasificación sería objetiva, ya que distintos tipos de huertos comparten características similares. En esta página reduciremos la clasificación a dos tipos, según su delimitación y según la finalidad.

    Huertos urbanos dependientes de  la extensión, el espacio disponible, la ubicación del huerto.

    Dependiendo de la extensión o área destinada al huerto, existen diferentes maneras de proceder al cultivo urbano:

    • Huerto vertical: También denominada huerta colgante, además de ahorrar espacio, te permitirá trabajar con mayor comodidad, en un espacio más reducido.

    En distintos pisos y a diferentes alturas. Se aconseja elegir una pared que reciba abundante luz del sol, pero no durante todo el día.

    Cherrys en huerto urbano escalonado

    • Huerto horizontal: En esta disposición se colocan los recipientes que contienen la tierra uno al lado del otro, como se realiza con las plantas ornamentales.

    Tanto si nuestro huerto lo diseñamos en horizontal como en vertical, necesitamos recipientes para su creación, y algunos se pueden utilizar en ambos tipos de diseño.

    • Huerta en macetas: El tamaño de las macetas dependerá del tipo de cultivo, pueden ser de barro, de plástico, hay muchos diseños y múltiples materiales. El plástico no es muy recomendable para producción alimentaria.

    Las plantas medicinales, aromáticas o especias pueden utilizar macetas pequeñas de al menos siete cm de profundidad. Para  las plantas que necesitan un tamaño mayor, se aconsejan macetas de unos treinta centímetros para la expansión de las raíces

    • Huerta en cajones: Es el mismo proceso que en las macetas, pero si los cajones o cajas son de madera y separadas sus tablas, como pueden ser los destinados al transporte de frutas o verduras.

    Debemos cubrir por dentro los cajones con una malla para uso agrícola, antes de añadir el sustrato de las plantas, para su sujeción.

    • Mesas de cultivo:  Su gran tamaño permite sembrar más variedad de cultivos, a una altura cómoda y son las utilizadas para los huertos llamados de inserción y los destinados al entretenimiento de grupos de personas mayores o con movilidad reducida.

    Las mesas de cultivo tienen que tener una profundidad suficiente, mínimo de treinta centímetros para la correcta germinación de las semillas y plantas.

    • Huerta con pallets: Si  reutilizamos pallets, necesitamos deshacerlos para dar la forma y tamaño que queremos.

    El resto de características es común con los cajones y las mesas de cultivo.

    • Huerta hidropónica: En este tipo de huerto, la tierra no es necesaria, las plantas crecen sin sustrato, con las raíces sumergidas en una corriente de agua o en un soporte poroso.

    El agua cargada de nutrientes será absorbida por la planta  través de las raíces.

    Son huertos experimentales, no están muy extendidos, pero que pueden tener importancia en el futuro.

    huerta hidroponica
    Huerta hidropónica

    Huertos urbanos según su función y repercusión en la sociedad

    • Los Huertos urbanos productivos:
    Huertos urbanos en casa

    Son huertos caseros que además de encontrarse en la ciudad, establecen un espacio verde en casa y producen alimentos saludables, para autoconsumo.

    Podemos construirlo en el patio, terraza o balcón. Se pueden sembrar en horizontal o en vertical, con contenedores pequeños o grandes.

    Las plantas elegidas para la siembra necesitan un estudio exhaustivo de su forma de cultivo, el tipo de tierra a utilizar y la zona idónea donde colocar los contenedores.

    En este tipo de huerto se pueden sembrar plantas medicinales, ornamentales, pero también hortalizas, verduras destinadas al autoconsumo, e incluso algún pequeño árbol frutal.

    Este tipo de huerto además fomenta la responsabilidad y la paciencia de los más pequeños.

    Huertos urbanos familiares

    Los huertos familiares son parcelas contiguas a la vivienda donde se cultiva de manera intensiva y continua durante todo el año.

    Aunque la producción de alimentos es generalmente para el autoconsumo, el excedente puede comercializarse para producir un ingreso económico extra, el huerto familiar se puede dar tanto en la ciudad como en el campo.

    plantas en casa

    Huertos urbanos didácticos

    Creados con un fin social y educativo, entre sus objetivos está la formación agraria y la educación ambiental.

    Destacamos  los huertos comunitarios o sociales, de inserción, de ocio y tiempo libre, ecológicos, educativos…

    • Comunitarios o sociales:

    Contamos con terrenos normalmente públicos o pertenecientes a la comunidad de vecinos de libre acceso con agricultura ecológica.

    Se comparte la sabiduría de cada cual, se respeta y se aprende.

    Es una bonita forma de fomentar valores, relaciones sociales, solidaridad y respeto a la naturaleza.

    • Terapéuticos:

    El huerto o jardín terapéutico nace con la necesidad de ayudar a personas con capacidades reducidas a potenciar su función motriz ya que, facilitan el ejercicio físico y mental, favorecen la coordinación óculo manual, reducen el estrés, la depresión, aumentan el ánimo, favorecen el desarrollo personal y las relaciones sociales.

    En la tercera edad, el ánimo se ralentiza y la sensación de ser útil les hace sentirse cómodos.

    Los discapacitados físicos y psíquicos, también se divierten y relajan mientras cultivan algunos de sus alimentos, de forma natural.

    • De inserción:

    Aparece como cursos gratuitos de formación destinados a personas paradas que necesitan formarse en horticultura, inmigrantes sin recursos o personas que han tenido problemas sociales.

    Este recurso fomenta el trabajo en equipo, activa y llena los momentos vacíos que a veces llevan a realizar conductas poco saludables, favorecen proyectos de integración social y comunitaria hacia personas con riesgo de exclusión.

    Como en el caso de los huertos terapéuticos en estos se consiguen los mismos retos.

    Toda la formación lleva un acompañamiento y seguimiento del proceso.

    cultivos de leguminosas

    • De ocio y tiempo libre:

    El objetivo en este tipo de huertos es practicar una actividad saludable al aire libre, se puede potenciar este tipo de ocio dirigido a cualquier estamento de la población.

    Fomentar la agricultura ecológica y respetuosa con el medioambiente, sin desperdiciar el agua o evitar la utilización de abonos y pesticidas químicos.

    Aprovechar los conocimientos de profesionales para conocer y desarrollar nuestras capacidades y erradicar las malas formas de actuación sobre el suelo.

    En resumen a la vez que disfrutamos de nuestro tiempo de ocio, aportamos nuestro granito de arena en la reconstrucción de un ecosistema más saludable.

    Los huertos urbanos educativos y la enseñanza.

    En cualquier tipo de comunidad se puede contar con pequeños recursos para llevar el huerto a la escuela, para inculcar valores, respeto a la naturaleza, conocimientos básicos sobre el cultivo de plantas; tarea sencilla y que impulsa acciones para superar objetivos y metas motivadoras y enriquecedoras.

    La iniciación en este aprendizaje puede realizarse con recipientes reciclables, fáciles de conseguir, sin coste alguno, envases de los yogures, botes, botellas. Aprenderán a valorarlos y a reutilizarlos, dándoles una segunda vida como contenedores de plantas.

    Rellenamos los envases con tierra de los alrededores para darle el valor que se merece, para que vean que no es tierra comprada, que la que tenemos cerca también es valiosa para la producción y que la debemos cuidar, respetar y no contaminar, ni degradar.

    Huerto urbano educativo
    Huerto urbano educativo

    Las primeras semillas pueden traerlas de casa y se introducirán en un recipiente con humedad, hasta que la semilla abra y luego se trasladará a los recipientes con tierra.

    Se aprovechará para explicar de modo genérico las partes de las plantas, la orientación hacia la luz, la recogida del fruto…

    Con la formación de pequeños semilleros o la plantación de arbustos, conseguiremos una primera toma de contacto con la naturaleza.

    A  lo largo de la vida escolar se desarrollarán otros contenidos que poco a poco les harán crecer no sólo en conocimientos, también creará conductas de respeto y producirá una germinación de ideas, propuestas, toma de decisiones y soluciones para intentar mejorar el medioambiente y la biodiversidad.

    La educación ambiental debe incluirse como un tema transversal en la escuela.

    Dentro de la programación curricular, tanto contenidos, objetivos y metodologías deben apostar por un desarrollo de conciencia medio ambiental.

    Los Huertos ecológicos, productos sin sustancias químicas

    Este tipo de huerto precisa de una especial mención puesto que no importa el lugar donde lo situemos, lo importante es la forma de desarrollo del proceso de cultivo, siempre de forma natural, sin sustancias químicas.

    Para que un huerto se considere ecológico se debe controlar todo el proceso de cultivo, empleando productos 100% naturales como semillas ecológicas, abonos orgánicos y tratar las plagas con productos 100% también naturales.

    Verduras y hortalizas ecológicas

    Utilizar técnicas tradicionales que favorezcan la biodiversidad de cultivos, técnicas orgánicas de producción, rotación de cultivos, el uso de compost y otros abonos naturales o la lucha integrada para la eliminación de plagas, son técnicas basadas en principios ecológicos y de respeto a la tierra y al medioambiente.

    Para que se puedan calificar de ecológicos, tienen que cuidar el suelo y la biodiversidad.

    Es conveniente sembrar productos en la temporada para un mejor crecimiento y desarrollo.

    ¿Qué se puede cultivar en un huerto urbano?

    Las plantas aconsejadas para este tipo de huerto son:

    • Los vegetales, hortalizas y plantas aromáticas.
    • Nuestras ensaladas de lechuga, cebolla, tomates, zanahorias.
    • Especias comunes como perejil, tomillo o albahaca, menta…

    También existe en este abanico de plantas, las llamadas plantas de rápido crecimiento, no requieren de muchos cuidados y se desarrollan en menos tiempo que las demás, desde 10 días para el  guisante, hasta setenta días como el caso del calabacín o la calabaza, otras como el pepino, lechuga, nabo, limonero, cebollino, zanahoria, espinaca, ajo, perejil, albahaca o el romero varían entre treinta y sesenta días.

    Cultivo casero de albahaca

    Algunas variedades de plantas ayudan a la germinación de las demás, es el caso por ejemplo del guisante que es un fertilizante natural aportando nitrógeno a la tierra, también el aloe vera es un abono natural que aporta vitaminas y minerales y el ajo se usa para alejar a los insectos.

    Agrupación en familias de los distintos tipos de hortalizas cultivables en huertos urbanos

    • Aliáceas: Son plantas de las que sólo se utiliza en mayor parte su cabeza o bulbo, espárrago, ajo, cebolla, puerro.
    • Crucíferas: Sus flores de cuatro pétalos se asemejan a una cruz o crucífera, brócoli, col, coliflor, rúcula, rábano, repollo, lombarda.
    • Solanáceas: tomate, pimiento, berenjena, patata.
    • Cucurbitáceas: calabacín, calabaza, melón, pepino.
    • Compuestas: alcachofa, endivia, escarola, lechuga.
    • Leguminosas: habas, judías verdes, garbanzos, guisantes.
    • Quenopodiáceas: acelgas, espinacas, remolacha.
    • Umbelíferas: apio, chirivía, hinojo, perejil, zanahoria.

    Cultivos por estaciones en huerto urbano

    Tomando como referencia las zonas templadas de nuestro planeta, donde las diferencias estacionales son más patentes, la actividad de sembrar en cada época, ayudará a que no se estropeen los cultivos y lleguen a su máximo desarrollo.

    Cultivos de primavera/verano

    Estas estaciones destacan por la gran cantidad de luz solar.

    Cultivos de primavera verano

    La tierra comienza a calentarse, alcanzando la mayor temperatura en verano, donde la humedad de la tierra se pierde más rápido.

    La primavera se caracteriza por un tiempo más variable, con días fríos, lluviosos o ventosos y otros soleados y cálidos.

    Es la estación natural para la siembra de la mayoría de las plantas, sean hortalizas, frutales u ornamentales, se siembran la mayor parte de las hortalizas que han de madurar antes de la llegada del verano o al principio de éste, así como aquellas de ciclo más largo que no resisten bien los fríos.

    Es la estación idónea, que por sus suaves temperaturas y luminosidad, favorece la siembra y el trasplante de la mayor parte de las plantas, sean hortalizas, frutales, aromáticas u ornamentales, y ayuda a su buen desarrollo.

    En verano tanto la luz como la temperatura son las más elevadas del año.

    Esto es ideal para hortalizas que cultivamos por sus frutos, como el tomate, pimiento, calabaza, calabacín, pepino, lechuga, berenjena, espinaca, zanahoria, albahaca.

    También frutas como naranja, fresa, melón, ciruela, sandía

    Cultivos de Otoño/Invierno

    Es una buena época para realizar podas de arbustos, proteger plantas del frío, recolectar hortalizas de hoja.

    Entre las siembras de temporada está la cebolla, ajo, rabanito, brócoli, repollo, haba, puerro, escarola o espinaca.

    También para frutas como uva, granada, mango, kiwi, mandarina, pomelo, frambuesa, grosella, arándano o mora.

    Algunos cultivos podemos ponerlos durante todo el año, siempre y cuando evitemos temperaturas extremas tanto de frío como de calor, zanahoria, lechuga, espinaca, acelga, perejil, canónigo, rúcula, rabanito.

    *Especial mención a la zanahoria:

    Esta hortaliza perteneciente a la familia de las Umbelíferas, procede de Asia Central y del Mediterráneo.

    El cultivo de zanahoria en huerto urbano

    Es una planta de la que se ingiere la raíz.  Podemos encontrarla prácticamente todo el año, pero sobre todo de agosto a diciembre.

    Prefiere climas templados y temperaturas entre nueve y dieciocho grados.

    Contiene potasio, magnesio, hierro, calcio y fósforo, y en menor proporción sodio y cinc.

    Tiene gran cantidad de vitamina A, y también cantidades destacables de vitamina B1, B2, B6, E, C, folatos y niacina.

    Consejos para la creación de huertos urbanos

    • Cubrir los contenedores que puedan derramar la tierra con una malla para uso agrícola antes de añadir el sustrato de las plantas.
    • Utilizar sustratos orgánicos que sean porosos, ligeros y retengan los nutrientes. Es recomendable al menos 20 cm de compost.
    • La utilización de compost reduce el consumo de agua y contribuye al mantenimiento de la humedad de la tierra.
    • El sol es un elemento básico y por tanto fundamental en la orientación de nuestro huerto. Generalmente es preferible una orientación sur, porque el tiempo de exposición al sol es mayor y mejora el crecimiento de las plantas, si no fuera posible esa orientación, las hortalizas de hoja o las de raíz se adaptan bien a zonas con pocas horas de sol, lechuga, acelga, escarola, espinaca, apio, col y muchas aromáticas.
    • Es importante que no haya corrientes de aire muy fuertes.
    • Las semillas pequeñas se mezclan con arena fina, las otras se entierran a una profundidad de dos o tres veces su diámetro.
    • La distancia de separación entre plantas debe ser de al menos 10 cm dependiendo del producto a sembrar y una altura de la planta de al menos 10 cm de alto.

    Huertos urbanos de madera

    • Después de plantar regar siempre.
    • La utilización de contenedores donde la cantidad de humedad disponible es mucho menor que en el suelo necesita una especial atención al riego.
    • En verano el riego debe ser diario, mientras que en otoño y primavera se realizaría cada dos o tres días.
    • Sería interesante instalar el riego, a una profundidad aproximada de 15 cm (para asegurar la llegada del agua a las raíces), un sistema de riego por goteo, con un programador que permita salir el agua necesaria regularmente. Esto producirá un consumo eficiente del agua, asegurando siempre su recepción e implicaría una menor vigilancia del huerto, permitiendo mayor libertad e independencia.

    Los beneficios de plantar y cuidar lo natural

    Todo el trabajo extra en la siembra se verá compensado al disfrutar del sabor de las verduras y hortalizas que llevamos a la mesa sabiendo que son totalmente naturales.

    Si ya tenemos huerta en la aldea, quizás la pregunta que deberíamos hacernos es:

    ¿Es mejor crear huertos en la ciudad o quizás deberíamos desplazarnos al campo para disfrutar de ellos?.

    Esto ayudaría a evitar la despoblación en las zonas rurales y quizás a erradicar el concepto de pueblos vaciados.

    Huerto para balcon

    La naturaleza da más de lo que buscamos mientras recorremos sus senderos, por eso estamos en deuda con ella por lo que si adquirimos actitudes y valores adecuados, respetando los árboles y sembrando más, conseguiremos al menos mejorar la calidad del aire, generar oxígeno y beneficiar al medio ambiente.

    Desde nuestra página animamos y aconsejamos a la siembra de árboles y al cultivo ecológico tanto en ciudad como en el campo.

    Te dejamos con una idea de huerto fácil en casa con esta mesa de cultivo.

    Mesa de cultivo